Misa de Jueves Santo en la Iglesia Matriz de Tembladera

El Rvdo. Párroco Segundo Alarcón, celebró la Misa del Jueves Santo, en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, la Iglesia recuerda la Última Cena durante la cual el Señor Jesús, instituyó la Eucaristía, el Sacerdocio ministerial y el Mandamiento Nuevo del Amor.

Luego de pronunciada su sermón, nuestro sacerdote realizó el tradicional gesto humilde del “lavado de los pies”, hermoso gesto, con el cual el Señor Jesús nos manifiesta su actitud de servicio y de amor al prójimo… “Con el gesto humilde pero tremendamente expresivo del lavatorio de los pies, el Señor nos recuerda en este día el primado de amor, de un amor que debe hacerse realidad concreta en un «Sí» a Dios y a los hermanos, en el humilde servicio al Plan de Dios y a los demás…Cuando la vida se vive sólo para sí mismo, ésta se torna triste, aburrida y vacía. En cambio cuando la vida la vivimos en clave de amor, siguiendo el modelo y el ejemplo que Cristo nos ha dejado, la vida se realiza y somos auténticamente libres y felices…Gracias a la Eucaristía podemos amar de verdad, ya que cuando nos alimentamos con fe del Cuerpo y la Sangre de Cristo, Su amor pasa a nosotros y nos hace capaces de dar la vida por los hermanos”, expresó el Rvdo.

Una vez concluida la Santa Misa, el Párroco de Tembladera, procedió a reservar el Santísimo Sacramento y permaneció en actitud de adoración ante el Sacramento de la presencia real del Señor Jesús… “Ahora que vamos a acompañar a Jesús Hostia en el Monumento, ahora que vamos a acompañarle en su Agonía en el Huerto de Getsemaní, no dejemos de pedir en nuestra oración por la santidad de nuestras familias, y para que el Señor aleje de nuestro pueblo el odio, la mentira, manifestó el sacerdote.

Al finalizar la celebración litúrgica, la numerosa concurrencia de fieles católicos que colmaron el Templo, permanecieron en vigilia de oración y adoración eucarística ante el Santísimo Sacramento, acompañando así, íntimamente al Señor Jesús en el Huerto de Getsemaní.